Soñar con ser segundo

Pekín ha sido, de forma continuada, la capital de China desde 1949, año en que se fundó la República Popular. Sin embargo, su fútbol, aunque con períodos de éxito, nunca ha tenido el peso de la ciudad y solo un equipo, Beijing Guoan, ha militado en la élite del fútbol moderno chino. Ahora, en la Liga Uno, dos conjuntos pelean por convertirse en el otro representante de la capital del país.

 

De estos dos equipos, uno lleva varias temporadas peleando por hacerse con un lugar entre los mejores, mientras que el otro afronta su cuarto cambio de ciudad buscando una estabilidad y una masa social que le permita dar el salto al primer nivel del fútbol chino.

Equipos nuevos, pasado centenario

Aunque los dos protagonistas de esta historia vieron la luz en las cercanías del siglo XXI, Pekín es una de las ciudades “fundadoras” del fútbol en China. Aportando la mayoría de jugadores a la selección del Norte de China en los Juegos Nacionales de 1910, los primeros, y siendo la ciudad organizadora de los segundos, en 1914, la actual capital se convirtió pronto en un punto destacado de este deporte.

 

Equipo de la Universidad de Pekín en 1905. Años más tarde, en 1910, varios de sus componentes participarían en los ‘I Juegos Nacionales’

A pesar de ser una de las zonas pioneras, Pekín no brilló en los primeros campeonatos celebrados en el país. Ni a nivel regional ni estatal consiguió grandes logros hasta 1956, cuando el Equipo de la Juventud de Pekín ‘B’, el filial de una entidad creada cinco años antes uniendo a los mejores jugadores de las ciudades de Pekín y Tianjin, se hizo con el campeonato nacional.

Que el primer éxito pekinés de la historia lo consiguiera un filial, se debe a que Beijing FC, el conjunto creado en 1951 como Norte de China y rebautizado en 1955, era además la principal fuente de jugadores de la selección nacional. Por la continua salida de jugadores (las fechas FIFA no existían), el equipo perdió competitividad, y fue su filial, formado también con futbolistas de primer nivel pero, de media, más jóvenes, el que se haría con el título en 1956.

Imagen del Beijing 3-1 Wuhan del campeonato nacional de 1956

Aquel equipo ha sobrevivido hasta nuestros días y es el espejo en que tanto Beijing Renhe como Beijing BG se miran. Ese conjunto, que ganaría también los títulos de 1957 y 1958, esta vez con su primer equipo, y el de 1963, de nuevo con el filial, es desde 1992, y por motivos de patrocinio, el Beijing Guoan.

Revolución Cultural, ascenso y vacío en Pekín

Tras la prohibición de varios deportes con el comienzo de la Revolución Cultural en 1966, los equipos de todo el país cesaron su actividad y la progresiva mejoría del fútbol capitalino se vio cortada de raíz.

A pesar de que el fútbol regresó a China en 1973, no sería hasta 1982 cuando Beijing FC volvería a levantar un título. En aquella temporada, Beijing mantuvo una cerrada pelea con Shandong que terminó con el triunfo de los primeros, una victoria que repetirían dos años más tarde, esta vez con Tianjin como principal rival.

Los dos títulos en tres años, al que se añadiría la Copa de 1985, parecían indicar que Beijing FC había encontrado su lugar en el fútbol nacional y, sin embargo, una estrepitosa caída terminó con el equipo descendiendo a Segunda División al termino de la temporada 1988, donde un año después de viviría uno de los primeros derbis capitalinos de la era moderna del fútbol chino, el que midió a Beijing FC con la Unidad del Ejército de Beijing.

Encuentro entre Liaoning y Beijing en el año 1994

La ausencia de la capital duró dos temporadas, ya que en 1991 Beijing se proclamó campeón de la denominada Jia B y regresó a la élite, donde ha permanecido desde entonces.

El equipo errante y el rival empresarial

Pocos años después del regreso del hoy conocido como Beijing Guoan a Primera, nació la que es, a día de hoy, una de las alternativas para ver dos equipos capitalinos en la élite.

Sin embargo, el club que hoy lleva el nombre de Beijing Renhe fue fundado en la otra gran ciudad de China, Shanghai, en 1995.

Creado para dotar de una entidad deportiva a la creciente zona ecónomica de Pudong, el equipo, con uno de los mayores presupuestos, logró el ascenso a Segunda el año de su fundación y seis temporadas más tarde, en 2001, llegó a la máxima categoría del fútbol chino.

El momento cumbre de la entidad se viviría solo dos años después. En la temporada 2003, el equipo llegó a la última jornada de liga con opciones de lograr el título. Su rival en aquel último encuentro no era otro que su vecino y también candidato a la victoria final, Shanghai Shenhua, que venció el partido y se hizo con un campeonato que le sería arrebatado por haber amañado varios encuentros de aquella campaña.

 

Los jugadores de Shanghai Shenhua levantan el título de 2003, que les sería arrebatado

Beijing Renhe, bajo el nombre de Shanghai CS por aquel entonces, logró la tercera plaza en 2004 y, sin embargo, su apoyo social se desplomó. De sus 17.000 espectadores de media en 2003, la cifra cayó a poco más de 4.000 en 2005. Los motivos siguen sin estar claros; la aparición de otros clubes en la ciudad o el aumento del precio de las entradas en más de un 200% en solo un año se citan como algunos de los cuales llevaron a la entidad a bordear la quiebra y, en consecuencia, hacer las maletas con destino Xian, a unos 1.400 kilómetros de Shanghai.

En Xian, donde compitieron seis temporadas en la élite, aunque sin alcanzar los éxitos de su etapa en Shanghai, el club sí encontró el apoyo social que buscaba y, tras una primera temporada en la que se superaron los 17.000 espectadores de media, la cifra creció hasta rondar y superar los 25.000 en las siguientes campañas. A finales de 2011 y, literalmente, de la noche a la mañana, los dueños del club anunciaron que la entidad se trasladaba a Guiyang, ciudad capital de la provincia de Guizhou y situada a unos 1.100 Km. de Xian y a unos 1.800 de Shanghai.

Xian (rojo) gozó de un gran apoyo popular, pero la economía pudo al sentimiento

En esta etapa, el equipo logró un campeonato de Copa y se hizo famoso en España por tener hasta tres jugadores de este país en sus filas, Nano, Rafa Jordá y Rubén Suárez.

De nuevo, y desoyendo los deseos de los aficionados, la empresa propietaria, Renhe, decidió apostar por el nicho que el hecho de tener a Beijing Guoan como único conjunto capitalino en la élite dejaba. Tras una primera temporada en la que rozaron el ascenso ahora buscan, de nuevo, su oportunidad.

Con el mismo objetivo llegará el benjamín de esta historia, un conjunto que, si es por dueños, puede presumir de ser el más pekinés de todos, ya que entre sus accionistas se encuentran la empresa que gestiona la Gran Muralla, la autovía del aeropuerto de la capital o la cerveza de Pekín (marca Yanjing) entre otros.

Sin más historia que la de tener el récord de partidos invicto en la Liga Uno (21 en 2013), Beijing BG es la otra gran apuesta para ser la alternativa al Guoan y cumplir un anhelo modesto, soñar con ser segundo.

2 Comentarios
  • Rafaela
    Posted at 23:35h, 28 Mayo Responder

    Fútbol e historia. Fácil y amena lectura.

  • Mundial de Rusia: el desenlace asiático | Fútbol Desde Asia
    Posted at 16:16h, 03 Septiembre Responder

    […] Primero el grupo A. Con Irán clasificada y Catar eliminada queda la plaza directa y la de repesca por decidir. Los encuentros son los de la imagen inferior. Y, aunque parezca que la República de Corea lo tiene hecho, nada más lejos de la realidad. Para empezar, podría quedar incluso fuera de la repesca si se dan dos resultados: su derrota y la victoria siria en Teherán. Las combinaciones posibles son múltiples. […]

Escribe un Comentario