¿Por qué Israel no juega en Asia?

La selección nacional de Israel y sus clubes disputan sus competiciones y fases de clasificación junto a los conjuntos de la UEFA. Sin embargo, es un país que limita con Líbano, Jordania y Palestina, pertenecientes a la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), y Egipto, quien juega en la africana (CAF). Entre aquellos que reparan en esto, es una pregunta recurrente el porqué del ‘destierro’ israelí del que sería, por lógica geográfica, su lugar, y ese no es otro que Asia. Nos damos una vuelta por la Historia para encontrar la respuesta.

 

Por irónico que parezca a día de hoy, los orígenes del fútbol israelí como deporte regulado hay que buscarlos bajo el nombre de Federación Palestina de Fútbol. En 1928 nació con esta denominación, fue aceptado por la FIFA un año después y en 1948, con el inicio de la Guerra árabe-israelí y la creación del Estado de Israel, adoptó el nombre que hoy aún mantiene, el de Federación Israelí de Fútbol.

Seis años después de aquello, y pese a la oposición de gran parte de sus miembros, la AFC admitió a Israel como miembro, decisión que dejó numerosos y bochornosos episodios en los terrenos de juego.

La clasificación para el Mundial de 1958

En 1957 los combinados nacionales de todo el mundo comenzaron la clasificación para la Copa del Mundo que se jugaría un año después en Suecia. Varios países musulmanes se negaron a jugar ante Israel, una circunstancia que no era extraña en el convulso panorama internacional y que había llevado a la FIFA a crear una nueva norma, la cual rezaba que ningún equipo se clasificaría para la fase final sin haber disputado, al menos, un partido.

En primera ronda, Turquía se negó a jugar sus partidos en la zona asiática y, por tanto, Israel avanzó a la segunda ronda, donde esperaba Indonesia.

Indonesia, país de mayoría musulmana, pidió jugar ante Israel en terreno neutral, petición que fue rechazada por la FIFA y que llevó a los indonesios a abandonar la competición. Egipto, que se medía a Sudán por el lado africano, también abandonó el torneo por lo que sudaneses e israelíes pasaron a la final, donde Sudán, alegando motivos políticos, también se negó a jugar, dejando a Israel como representante del lado asiático-africano en Suecia 1958.

Sin embargo, dado que Israel no había jugado un solo partido, se activó la citada regla FIFA y Gales, en una repesca improvisada, dejó fuera del torneo a los israelíes con un agregado de 4-0.

Gales, que ya había ganado 0-2 en Tel Aviv, cerró en Cardiff el pase a su primer Mundial el 5 de febrero de 1958.

El desencuentro entre árabes e israelíes terminaría con Israel fuera de la AFC pero antes de eso, en los años 60, los blanquiazules se convirtieron en uno de los países más laureados del fútbol asiático, tanto a nivel de selecciones como de clubes.

Cuando Israel dominó Asia

En 1964, Israel organizó y ganó su primera Copa de Asia. En aquella edición, al igual que en las dos anteriores, en las que los israelíes habían terminado segundos, sólo jugaron cuatro selecciones. India, Corea del Sur y Hong Kong, por aquel entonces aún colonia británica, fueron los testigos del triunfo de los israelíes en el fútbol de selecciones asiático.

Cuatro años después, en 1968, Israel no pasaría de la tercera plaza en un torneo que se llevó Irán. Sin embargo, a nivel de clubes, Hapoel Tel Aviv y Maccabi Tel Aviv se hicieron con dos primeras ediciones del Campeonato Asiático de Clubes, predecesor de lo que hoy es la Liga de Campeones asiática, en 1967 y 1969, respectivamente.

Irán se impuso en la Copa de Asia 1968, un torneo en el que Birmania, ahora Myanmar, acabó segunda

Aquella fue la última Copa de Asia de Israel, que no disputaría la edición de 1972 en Tailandia tras renunciar a su organización. Sin embargo, dos años antes, Israel participó en el, hasta la fecha, único Mundial de su historia, el de México 1970, al que llegó tras derrotar en la final Asia-Oceanía a Australia.

En la cita mexicana, Israel no pasó de la fase de grupos tras caer con Uruguay y empatar ante Suecia e Italia.

Morchedai Spiegler, quien llegó a jugar en el PSG francés, es el autor del único gol de Israel en los Mundiales

La participación en México 1970 y la conquista de Maccabi Tel Aviv de su segundo Campeonato de Clubes de Asia en 1971, fueron el epílogo de la vida de Israel en el fútbol asiático.

El exilio

En 1974, la AFC decidió expulsar a Israel de la organización tras una moción presentada por Kuwait y que recibió 17 votos a favor, 13 en contra y 6 abstenciones. La tensión existente, agravada por la llamada Guerra de los Seis Días, que provocó una nueva oleada de casi 300.000 refugiados palestinos hacia Líbano, Jordania y Siria, llevó a tomar esta decisión cuando todavía estaba en la memoria colectiva el recuerdo de la masacre de los Juegos Olímpicos de Munich, en la que once atletas israelíes murieron a manos del grupo terrorista palestino Septiembre Negro.

Así quedó una de las habitaciones de la delegación israelí en Munich

Tras su expulsión de Asia, Israel vagó de confederación en confederación, jugando en Europa la clasificación para España 82, en Oceanía la de las Copas del Mundo de 1986 y 1990 y por fin, en 1992, se incorporó a la UEFA como miembro.

Palestina, cuya federación fue admitida por la FIFA tras los acuerdos de Oslo de 1998, ha pedido la expulsión de Israel también de la FIFA, aunque esto parece difícil que se produzca.

El deporte, que tantas veces ha derribado barreras y tendido puentes, tiene en el caso de Israel un problema de difícil resolución y que dura ya demasiado tiempo.

1Comentario
  • Juan
    Posted at 00:01h, 16 Septiembre Responder

    Es lógico que tenga problemas con la gente cusndo de una teocracia radical como la judía, lo único que debes aprender es a no parecerte a ellos. Normal que a los que invaden tierras no se les reciba con abrazos, verdad?

Escribe un Comentario