Los hijos de Jilin

China tiene, repartidas en diferentes nomenclaturas, 31 provincias, sin contar Macao ni Hong Kong. En ellas conviven 56 grupos étnicos ocupando un espacio de más de 9,5 millones de kilómetros cuadrados que van desde el Mar Oriental de China hasta la cordillera de los Himalayas y desde las estepas mongolas hasta la frontera donde las tropas chinas repelieron el ataque francés procedente de Vietnam en 1884. En este vasto territorio comenzará mañana la Superliga china, un torneo que, sin embargo, aglutina a la mayor parte de sus equipos en la zona Este del país, la más desarrollada. En esta serie, y a través de las tres categorías principales del fútbol chino, os proponemos mirar a este torneo de una manera diferente, lejos de los grandes focos, descubriendo la historia detrás de “los otros derbis de China”.

 

Antes de viajar a nuestro primer destino en este viaje por la geografía china, debemos aclarar que la definición de “derbi”, en la segunda acepción recogida por la RAE, afirma que éste es un encuentro, por lo común futbolístico, entre dos equipos cuyos seguidores mantienen constante rivalidad, casi siempre por motivos regionales o localistas. En nuestro caso, apelaremos a las características compartidas más que a la rivalidad existente para agrupar a los protagonistas de esta serie.

Del pasado bélico al sueño norcoreano

El primero de estos derbis tendrá lugar el 29 de abril y para encontrarlo iremos hasta el Noreste de China, una zona marcada por unos inviernos en los que la temperatura alcanza los 30 grados bajo cero, que ha sido escenario de numerosos enfrentamientos entre tropas rusas, japonesas y chinas y que es fronteriza con Rusia y Corea del Norte, límites del hogar de Changchun y Yanbian, actores principales del “Derbi de Jilin”.

 

Changchun: Buscando ser el referente en Jilin

A pesar de haberse proclamado campeón de la Superliga china en 2007 y tener el honor de ser el equipo que ostenta la mayor goleada de un conjunto chino en Liga de Campeones (9-0 al Persipura Jayapura indonesio en 2010), lo cierto es que Changchun nunca ha logrado ser considerado uno de los equipos grandes del país.

Su historia comenzó en 1996, cuando el gobierno central dio permiso a las empresas privadas para que éstas tuvieran equipos de fútbol en propiedad. La compañía Yatai, dedicada principalmente al sector inmobiliario, creó un club que quería ser referente en el Norte del país y sustituir a la selección provincial de Jilin, el padre del fútbol en la región y que más tarde se transformaría en el segundo protagonista de esta historia, Yanbian.

Yanbian: Sangre norcoreana

Aunque las primeras competiciones de fútbol de las que hay registro en China datan de 1910, fue en los años 50 y 60 cuando se realizó el primer intento de hacer de este deporte una forma de evasión en un país arrasado por una guerra civil que terminó con la proclamación de la República Popular en 1949. En aquel contexto nació la selección provincial de Jilin o Jilin FC.

El equipo, en sus orígenes, estuvo compuesto prácticamente en su totalidad por refugiados coreanos. La cruenta guerra civil que vivió la Península de Corea entre 1950 y 1953 dejó no solo un país dividido en las dos Coreas que hoy conocemos, sino que también forzó a muchos a salir del país para poder sobrevivir. China, con los ríos Yalu y Tumen como frontera natural con Corea del Norte, se convirtió en el destino elegido por miles de coreanos, que llegaron a la región de Yanbian y, aunque seguro muy lejos de sus propósitos iniciales, ayudaron a crear el primer equipo de fútbol en la provincia.

Este combinado debutó en los Juegos Nacionales de 1955, donde logró una séptima plaza, y cambió, brevemente, su nombre un año después para participar como Changchun en uno de los primeros intentos de reglar la competición en China. Pocos años más tarde, en 1965, de nuevo bajo el nombre de Jilin, el club se alzó con el campeonato de liga venciendo a rivales como Guangdong, Tianjin o la Unidad de Trabajadores de Shanghai. Hasta el triunfo de Changchun Yatai, hace ahora diez años, aquella victoria en blanco y negro fue el único éxito futbolístico para Jilin y sus equipos.

 

Partido amistoso entre Changchun y el Tirana albano disputado el 27 de noviembre de 1957

El fútbol, que como el país intentaba salir adelante, vio cortada de raíz su progresión justo un año después. El inicio de la Revolución Cultural en 1966 marcó el final de casi todas las prácticas deportivas, consideradas a veces un “elemento contaminante procedente del extranjero” y otras “un pasatiempo burgués”, y, aunque se celebraron torneos breves en 1973 y 1974, no volvió a ser practicado de forma regular hasta once años después, cuando el equipo del ejército, el Primero de Agosto, se hizo con el campeonato en la fase final disputada en la ciudad de Wuhan.

En aquel año, Jilin no pudo defender el título logrado en 1965 y terminó el campeonato séptimo, marcando el inicio de un declive que terminaría dando con los huesos del club en la recién creada Liga 2 (Tercera División) en la temporada 1989.

Al mismo tiempo, y con Mao Zedong ya desaparecido, los dirigentes chinos se afanaban por intentar pasar la página de un episodio que había dejado, al menos, treinta millones de muertos, hambre por todo el país y a China con un retraso al que aún hoy intenta sobreponerse.

Hong Kong y Guangdong disputan un partido en un torneo internacional celebrado en Pekín en 1977

En los años 80, China comenzó su reforma económica y su fútbol lo haría años después. En los 90, con la primera liga propiamente profesional celebrada en 1993, el fútbol del país asiático afrontaba una nueva etapa en la que apareció, como comentábamos, Changchun Yatai, club que esta temporada afronta su 11ª campaña consecutiva en la élite.

Yanbian, por su parte, atravesó varios altibajos y, aunque consiguió recuperarse y volver a la élite, donde disputó la temporada 2000, ese mismo año descendió y sus problemas económicos le obligaron a vender su plaza y comenzar, de nuevo, en el tercer escalafón del fútbol chino.

Changchun (blanco) y Yanbian disputan un encuentro la temporada pasada

Con Changchun viviendo su época dorada en el segundo lustro del nuevo siglo y Yanbian viviendo su particular Larga Marcha hasta retornar a Primera División en 2015, Jilin continúa recibiendo a aquellos emigrantes que logran burlar las medidas de seguridad de Corea del Norte y China buscando una vida mejor. Para ellos, y para no olvidar sus raíces, el nombre del club en coreano, 옌볜, aún aparece en el escudo de Yanbian y la coreana está oficialmente aceptada como una de las 56 minorías étnicas del país.

Changchun y Yanbian se medirán el próximo 9 de abril en el derbi del Noreste, el de los hijos de Jilin.

2 Comentarios
  • Hebei: El Derbi de la Mascarilla
    Posted at 08:43h, 06 Marzo Responder

    […] En los casi 70 años que transcurrieron desde su aparición hasta la desaparición de su último representante, Hebei Yishan, en 2001, la provincia sólo se ha hecho con un campeonato, el logrado en 1965 en los ‘II Juegos Nacionales’ (varios torneos llevaron este nombre y, al cambiar el organizador, la cuenta volvía a empezar desde el I). En aquel año, la selección provincial de Jilin se hizo con el otro trofeo en disputa, el Campeonat… […]

  • El Derbi de los Exiliados
    Posted at 05:05h, 11 Marzo Responder

    […] China, como ya comentamos en el primer capítulo de esta serie, el desarrollo del fútbol ha ido de la mano del de la economía y, por ende, la mayoría de […]

Escribe un Comentario