India y el fútbol de castas

El fútbol indio atraviesa un período crítico en el cual definirá hacia dónde se dirige. Presionado por el crecimiento de China en la región asiática y con el poder mediático del criquet dentro de sus fronteras, India intenta reformar este deporte con un proceso que recuerda a las tradicionales castas del país y que ha provocado un terremoto entre los clubes.

 

Equipos históricos que han abandonado la competición, posibles campeones de liga que no estarían en Primera División la siguiente temporada, clubes condenados a no llegar nunca a la élite y otros que permanecerían en ella de forma perpetua sin importar su rendimiento… Este es el panorama dibujado por la reforma del fútbol indio, un plan sin fecha de implantación que trae de cabeza a Federación (AIFF), equipos y jugadores del país asiático.

La idea

Según el plan presentado en mayo de 2016, el fútbol indio, con la mediática Superliga por un lado y con la I-League, con su primera y segunda divisiones, por el otro, pasaría a estar unificado. Esto, además, estaba unido a una segunda parte del plan que proponía llevar el fútbol a aquellos territorios que no lo tuvieran ya que, en el momento de formular la propuesta, solo 15 de las 36 divisiones territoriales del país tenían representación en la Superliga, la I-League o la I-League 2.

Con 2017 como punto de partida, algo que parece no sucederá, desde la AIFF propusieron tres categorías cuya distribución queda explicada en esta imagen:

 

 

La polémica

El anuncio de la reforma, especialmente el hecho de que no existiera un sistema de ascensos entre las dos primeras divisiones, llevó a muchos clubes a plantearse su futuro dentro de la competición. Tras varios meses de reuniones entre la AIFF y los equipos, Salgaocar, campeón en la temporada 2010/2011, fue el primero en dar el paso y anunciar su retirada del campeonato liguero.

A la retirada de Salgaocar se unió, meses después, el Sporting de Goa y, a finales de 2016, un histórico como Dempo SC, con cinco ligas en su haber, hacía oficial su decisión de no participar en la I-League 2016/2017.

Sporting de Goa (naranja) y Dempo disputan un encuentro de la Goa Pro League (Auronfoot)

A pesar de que los clubes no renuncian a reincorporarse si las condiciones de los futuros torneos organizados por la AIFF cambian, lo cierto es que desde el órgano federativo no se ha movido ficha.

Con el país, en lo que a su fútbol se refiere, ocupado de organizar el Mundial Sub-17 que tendrá lugar en octubre, nadie sabe qué ocurrirá la próxima temporada y las preguntas se acumulan conforme avanzan las jornadas.

Un campeón que “desciende”

En la presente temporada, Aizwal FC domina la I-League en una lucha cerrada con East Bengal y Mohun Bagan. Mientras que los dos últimos, al igual que Bengaluru FC, el campeón vigente, están cerca de cumplir con los requisitos de la AIFF y podrían formar parte de la siguiente edición de la Superliga, Aizwal FC no ha pasado el corte, por lo que aún haciéndose con el título de liga debería jugar en Segunda División la próxima temporada.

De momento, y aunque la unión de ISL e I-League debería llevarse a cabo una vez termine el Mundial Sub-17, nada parece claro en el fútbol indio. Desde los clubes se pide una estrategia definida, desde la Federación piden tiempo y lo cierto es que pocos se atreven a aventurar qué pasará con los equipos y los diferentes torneos una vez concluya la presente temporada.

 

Sin comentarios

Escribe un Comentario